Blog de policialesahora

violencia de género

Denuncia policial y judicial contra el cantante del Grupo Green por golpear a su hijo de 6 años

Escrito por policialesahora 08-08-2017 en policiales. Comentarios (0)

Adrián Marcelo Torres, más conocido como "Chelo" cantante del Grupo Green fue denunciado por su ex pareja luego de propinarle varios golpes de a uno de los tres hijos que ambos tienen y que cumplió 6 años y de tornarse violento con ella, en un hecho ocurrido en el partido bonaerense de Lanús.

Fuentes judiciales informaron al Blog Policiales Ahora que el episodio ocurrió el pasado 13 de junio cuando Gabriela Cáceres, de 26 años, se encontraba trabajando y al llegar vio a su pequeño todo golpeado en el rostro.

Según consta en la denuncia, radicada ante la comisaría Lanús 9na. y elevada a la Unidad Funcional de Instrucción número 28 por "Lesiones" en el marco de la Ley 12.569 de "Violencia Familiar", Cáceres inició en ese momento una discusión con "Chelo", de 43 años, por lo que había hecho y él "se tornó violento también" con ella, con empujones e insultos.

Cáceres reveló que había sido víctima de violencia de género ejercida por el cantante, pero aclaró que nunca había hecho la denuncia.

Sin embargo, en esta ocasión decidió irse junto con sus tres hijos (de 9, 6 y 3 años) de la vivienda que ambos compartían en la calle Ucrania al 4000 de la localidad bonaerense de Villa Caraza.

De esa manera, se dio intervención al Juzgado de Familia en Turno y Servicio de la Niñez y a la UFI 16, en una causa que lleva el número 40.493/17Por su parte, el vocalista negó las acusaciones en distintos medios periodísticos.

Posteriormente, la mujer decidió denunciarlo en las redes sociales y en su cuenta de Facebook agregó como detalle que "Chelo" le pegó con un cable en la espalda al pequeño, agresión que no figura en la denuncia policial, pero que sí podría sumarse en la judicial.

Cáceres y Torres se casaron cuando él estaba en la cárcel, luego de que la familia de su esposa lo denunciara porque mientras estaba con Gabriela habría abusado de la hermana de ella de 8 años.

El vocalista fue a vivir a la casa de los Cáceres, luego de que la madre de las chicas , fanática del Grupo Green, le diera alojamiento. Torres primero empezó a noviar con la hija mayor, de 16 años, cuando él tenía 34, y después arrancó una relación con Gabriela, de 15, con quien siguió hasta este momento.

Justamente, su ahora ex esposa nunca aceptó la denuncia que sus padres hicieron contra Chelo y ella decidió irse de la casa, por lo que una vez que el cantante recuperó su libertad vivieron juntos en la casa de él de Villa Caraza.




"Son unas conchu..., las típicas mujeres que tienen hijos para no trabajar", dijo un subcomisario bonaerense

Escrito por policialesahora 11-11-2016 en policiales. Comentarios (0)

Un subcomisario de la Policía Bonaerense fue denunciado por violencia de género ante Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad por seis mujeres de la fuerza, luego de agredirlas en forma constante por el solo hecho de ser personal femenino, y a dos de ellas, por haber reducido su jornada de trabajo de ocho a seis horas por ser madres les dijo: "Son unas conchudas, las típicas mujeres que tienen hijos para no trabajar. Son unas inútiles".

En declaraciones al blog Policiales Ahora, la oficial principal Elizabeth Romero relató que el sujeto en cuestión es el subcomisario César Acosta Marín, jefe de la comisaría Distrital Noroeste Matanza 5ta de Don Bosco, la misma en la que trabajaba Marcos Fernández, quien asesinó a los dos policías federales Andrés Oxance y Juan Carlos González el mes pasado en Atalaya, del mismo distrito.

Romero explicó que ella y las otras cinco mujeres denunciaron a Acosta Marín ante Asuntos Internos, que aún no resolvió nada, pero a excepción de ella las demás fueron trasladadas a otras seccionales, ya sea por voluntad propia o por decisión del mismo subcomisario.

El problema es que esta oficial principal recibió este viernes en su casa una hoja la palabra CORTALA, pegada con letras de recortes de diarios.

"Este señor se ensañó con nosotras y ahora trata de hacerme quedar como loca. Él dice que recibe el apoyo del jefe Distrital y se jacta de estar en ese puesto por el secretario de Protección Ciudadana de La Matanza, Carlos Orsingher, y dijo que puso 50 mil pesos para poder estar en esa comisaría", contó la uniformada.

Además, agregó: "Tengo mucho miedo porque él sigue siendo mi jefe y vivo cerca de la comisaría. Conmigo empezó el problema porque yo trabajaba seis horas en lugar de ocho por haber tenido un bebé y ser favorecida por el período de lactancia. Ahí fue cuando me  dijo 'son unas conchudas, las típicas mujeres que tienen hijos para no trabajar. Son unas inútiles'. Es violento, maltratador y quiere inspirar miedo", sostuvo Romero.

Según contó Elizabeth, las otras oficiales de la Policía Bonaerense que denunciaron a este subcomisario ante Asuntos Internos fueron "la sargento Sonia Lucero, a quien logró trasladar, la oficial subayudante Carla Crispi, quien sufrió persecución y maltrato hasta que también la trasladó, la sargento Marianela Castellano, la capitán Ana María Cañete y la oficial ayudante Natalia Cabrera, quien pidió el traslado por cuenta propia y la mandaron a la Departamental Quilmes, luego de que ella comentó que era castigada psicológicamente por este señor".

Romero contó también que su ex compañero, quien asesinó a los dos policías federales "ya se sabía que no andaba bien psicológicamente" y Acosta Marín "también lo sabía pero nunca hizo nada, porque el problema de él eran las mujeres de la comisaría nada más".

"El miércoles fue a declarar de manera espontánea en la causa de Castellano a la comisaría de Ramos Mejía y algunos compañeros me pasaron el dato que mi jefe se había comunicado con el comisario de la seccional donde declaré para decirle que me pida pericias porque yo estaba loca", contó.

Por último, reveló que cuando se comunica con el personal de Asuntos Internos para pedir respuestas, le dicen que están trabajando, que están haciendo una investigación, que tenga paciencia, que me tranquilice", al tiempo que ella pidió "que por favor" la sacaran de esa seccional.

"Queremos hablar con la gobernadora María Eugenia Vidal o con el ministro Cristian Ritondo para contarles esta situación que vivimos. Si no se puede, hablar con la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, ya que este jefe dice estar avalado por el Municipio, para que sepan lo violento y peligroso que es para nosotras", concluyó.


Denunció a un gendarme por violencia de género y tiene miedo que la mate; él fue ascendido

Escrito por policialesahora 10-05-2016 en policiales. Comentarios (0)

Una mujer que denunció penalmente a su ex pareja por violencia de género teme ahora por su vida, ya que él es comandante principal de Gendarmería Nacional y mientras cursan varias causas en su contra, entre ellas una la de la víctima y otra por amenazar a una testigo, la fuerza lo trasladó desde Tucumán a Buenos Aires y lo premió con un ascenso.

En noviembre de 2012 Karina Gonella inició una relación con Pablo Sebastián Sepúlveda   y ese mismo año, al regresar de compartir las fiestas en familia en la localidad neuquina de Las Lajas este gendarme tomó un arma que tenía, se la colocó en su cabeza y la gatilló como simulando que se mataría. Ese fue el inicio de su padecimiento.

Ella fue brutalmente agredida y humillada en retiradas ocasiones hasta que decidió denunciarlo, algo que generó que tuviera que quedar en la calle sin un peso porque vivía en casa de Sepúlveda, relató al blog Policiales Ahora.

"En 2013 cuando me tiró por las escaleras de la casa del country de Pilar en el que vivíamos, quise denunciarlo. Pero vino la Policía, él chapeó y se retiraron como si nada", contó ella, quien en 2015 se animó a pedir ayuda: primero en el  Consejo Nacional de las Mujeres, donde la asistieron y luego, nada. 

Después llevó una carta a Balcarce 50, logró que la llamaran de Presidencia y al día siguiente, fue peor: "Abrí la heladera y me agarró del cuello, buscó un desodorante Poett y un encendedor y me dijo: ‘Si tocás la comida, te quemo’. Después me quiso estrangular, los peritos corroboraron las marcas".

La denuncia penal por Violencia de Género  la radicó en la Comisaría 40ª de la Policía Federal y luego se abrió una causa penal en el Juzgado de Instrucción Nº 6, Causa: 128801/15, iniciada por su abogado Jhon C. Ragusa.

“También llamé al 137 e hicieron un informe que presentaron en el Ministerio de Seguridad. Después, cuando fui a la Oficina de Violencia Doméstica me lo encontré: él me estaba denunciando por loca".

Karina lo volvió a denunciar en el Ministerio y a la vez el Juzgado los llamó a ambos a una audiencia, pero Sepúlveda le "ofreció dinero para que retirara la denuncia", por lo que se fue del juzgado "sin una sola medida de protección".

Gonella contó que el 14 de mayo del año pasado "se comunicaron del departamento de violencia de género de Gendarmería Nacional, la señora Cecilia del Edificio Centinela, justo donde él (por Sepúlveda) se encontraba en pleno ejercicio de sus funciones y el 20 de mayo de 2015, la señora Sofía Duarte, del Ministerio de Seguridad, me comunica que bajo la resolución 1515 le retiraron su arma reglamentaria".

"El mismo día en que el Juzgado Civil recién me da medidas por solo 30 días, que fueron renovadas por 30 días más porque los diferentes medios me ayudaron", agregó Karina.

Sin embargo, lejos de tomar alguna determinación con Sepúlveda ya que afrontaba procesos judiciales, Gendarmería le envió a ella un mail por intermedio del entonces director general de Personal Comandante General José Luis Pibernus, quien le pidió que "ratifique la denuncia en el Edificio Centinela, estando él trabajando ahí".

"Obviamente no concurro con lo cual envían un equipo del departamento de Violencia de género al estudio de mi abogado penal: nuestra sorpresa es que no vino quién debía tomarme la ratificación de la denuncia, vinieron para asesorarme y en que me podían ayudar, cuando ya estaba iniciada la causa Civil y Penal", explicó la víctima.

Además, prosiguió: "Luego de varios incidentes, el 1º de Julio de 2015, me llaman a declarar en el Juzgado de Instrucción número 6, donde fui cuidada por el fiscal y secretario, tras incidentes con el abogado del Comandante Sepúlveda. Y en agosto de 2015 citan a mis testigos, entre ellos la psicóloga que me atendió en esas épocas. Antes de presentarse a declarar las testigos, dos de ellas recibieron amenazas telefónicas, con lo cual el mismo Juzgado de Instrucción le inicia una causa penal por coacción al Comandante principal Pablo Sebastián Sepúlveda en otro juzgado".

Gonella remarcó que en septiembre, pasado su abogado ,el doctor Manuel Barros, letrado de Gendarmería, presenta un escrito, era el radio comunicando que el señor Pablo Sebastián Sepúlveda era trasladado a Tucumán.

Karina ganó tranquilidad con el alejamiento de este gendarme, pero la calma no iba a durar mucho, porque en marzo pasado recibió "en varias oportunidades llamados de números privados", los cuales nunca atendió, al tiempo que recordó: "El día anterior a comenzar la pericia psicológica en abril de 2016, mi celular sonó de 23 a 02 con este tipo de llamadas, no atendiendo, por miedo."

"Desde  fines de Marzo y principios de abril de 2016, unos vecinos me advierten que en varias ocasiones se encontraba un hombre al cual no conocían enfrente de mi casa por más de 40 minutos, mirando mi casa , con un celular, como mandando mensajes y luego hablando telefónicamente", relató la víctima entre lágrimas.

Sin embargo, como si fuera poco la humillación que vivió, al comunicarse con el Ministerio de Seguridad, personal dependiente de Patricia Bullrich le comentó que ese gendarme estaba trabajando de nuevo en Buenos Aires, más precisamente en el Edificio Centinela "como si nada".

"Tiene amigos en la cúpula y no solo lo cubren sino que también lo premiaron con un ascenso", reveló ella, dato que fue ratificado por personal bajo la órbitas de Patricia Bullrich, que explicó: "Gendarmería lo trajo de regreso porque le dio un ascenso, nosotros les pedimos que lo volvieran a trasladar a Tucumán, pero el resto lo tiene que hacer la Justicia".

Asimismo, Gonella sostuvo que Sepúlveda mismo reconoció ante la Justicia "que ha tenido otra denuncia judicial por violencia de género con una pareja anterior y la causa está en el Juzgado de la calle Lavalle 1212". 

"Estoy atemorizada. La Justicia todavía no le tomó declaración indagatoria y encima, por más que digan que le sacaron su arma reglamentaria, tiene nueve armas más y un rifle con mira telescópica. La Justicia y el Ministerio de Seguridad qué esperan que me mate", contó angustiada Karina.

Hasta el momento, este gendarme no declaró ni se le hicieron pericias psicológicas, y lo único que adoptó como medida la Justicia fue prohibirle acercarse a menos de 300 metros a su ex pareja, las hijas y los nietos de la víctima.

 

Una mujer fue liberada tras ser secuestrada y amenazada de muerte por un hombre que conoció en una red social

Escrito por policialesahora 03-12-2015 en policiales. Comentarios (0)

Una mujer de 43 años fue rescatada por personal de la Policía Federal luego de ser secuestrada en un automóvil y amenazada de muerte por un hombre al que había conocido mediante la aplicación de internet "Happn" en el barrio porteño de Constitución.

Fuentes policiales revelaron al blog Policiales Ahora que el hecho se produjo el martes por la noche cuando personal de la comisaría 18ª recorría las calles de su jurisdicción y al arribar al Pasaje Filiberto y la Avenida Entre Ríos divisaron un automóvil Seat León y en su interior a una señora pidiendo ayuda.

Al tomar contacto con la mujer, los efectivos escucharon que ella les pedía que la sacaran de allí, porque momentos antes el hombre le hebría dicho: "No voy a seguir hablando con vos, conozco a personas de poder, te voy a matar, te voy a romper la cabeza contra el vidrio".

Los uniformados detuvieron al agresor, de 38 años, identificado con las iniciales A.M.S y de nacionalidad argentina.

Posteriormente, la damnificada C.A.A, declaró en la seccional interventora y explicó que al paresado lo había conocido por medio de la aplicación de internet "Happn", que es similar a Tinder, con 4.5 millones de personas que la usan en todo el mundo.

Ella y él habían acordado una cita a ciegas y el hombre había quedado en pasarla a buscar en auto.

Sin embargo, mientras circulaban por la Ciudad, ella notó que el sujeto no era de su agrado y le pidió bajar del rodado, pero el hombre se negó y empezó a tornarse muy violento, aunque sin llegar a lesionarla. La mujer fue asistida y contenida psicológicamente por personal policial.


Otro caso de violencia de género: portero apuñaló a su mujer y luego se suicidó

Escrito por policialesahora 23-06-2015 en policiales. Comentarios (0)

Un nuevo caso de violencia de género se produjo en las últimas horas cuando el portero de un edificio del barrio porteño de San Nicolás apuñaló a su esposa, quien está internada con pronóstico reservado, y luego de suicidó.

Fuentes policiales informaron al blog Policiales Ahora que el hecho se produjo el domingo en el décimo piso de un edificio ubicado en la calle Sarmiento 1179, cuando efectivos de la comisaría 3ª de la Policía Federal fueron alertados por medio del 911 ante un caso de violencia de género.

En ese sentido, una mujer identificada como Selva Velazco, de 49 años, fue atacada con un arma blanca por su esposo Horacio Servín, de 52, según relató al personal policial la hija del matrimonio nacido en la provincia de Corrientes y actualmente viviendo en Capital Federal.

Según se informó el esposo atacó a su mujer en el pasillo del tercer piso y luego se dio a la fuga, mientras que la víctima recibió puntazos en abdomen y brazos, por lo que su hijo de 25 años, como tardaba en llegar la ambulancia del SAME, la llevó de urgencia al hospital Ramos Mejía, donde la operaron y permanecía en estado reservado.

En tanto, los uniformados hallaron manchas de sangre en el pasillo y decidieron seguirlas hasta que al llegar al sótano encontraron al acusado, quien se quitó la vida al ahorcarse, situación que fue constatada por personal del SAME. 

En el lugar del hecho se secuestró un cuchillo y prendas de vestir ensangrentadas para su investigación, mientras que la causa fue caratulada como "Tentativa de Homicidio y Suicidio", con intervención del Juzgado de Instrucción número 47, a cargo de Mónica Berdión de Crudo, Secretaría número 136 de Juan Pablo Strifezza.